La Llorona es una de las leyendas más antiguas que posee México, por ello existen más de cinco versiones y cada pueblo o región de México ha contribuido a dar un giro diferente.

La base de la leyenda habla de una mujer que mató a sus hijos y, tras morir, ella se convierte en un fantasma que vaga por las calles gritando "Ay mis hiijos"; además, la leyenda está sujeta a un cuerpo de agua, donde de una forma u otra mueren los hijos y ella.

La versión más conocida hacia el centro del país es la de una mujer en época colonial quien, por enfado hacia su marido (celos normalmente) enloquece, toma a sus hijos y tras apuñalarlos los arroja a un río, cuando el marido viene a detenerla, ella se arrepiente de lo que hizo y se arroja al río, donde se ahoga. Un par de días después, por la noche, la gente oye a una mujer que vaga por las calles con su grito de "Ay, mis hijos", cuando salen a ver qué ha pasado, observan a una mujer, vestida de blanco, a veces caminando sobre los techos, a veces en las calles, a veces sobre las aguas. Todos los testimoios están de acuerdo en que parece que la mujer flota y si la sigue uno, puede desparecer repentinamente o irse evaporando lentamente caminando sobre el agua.

Pero, como dije, hay mas versiones. Recientemente encontré una nueva, al parecer de origen Xochimilca (quizá lo conoceis como Xochimilco, esos canales donde uno se sube y pasea en trajineras con música y comida), esta zona de la Ciudad de México es una de las más antiguas, ahí se acentó un pueblo prehispánico llamado Xochimilca y conservó parte de sus tradiciones. La leyenda de La Llorona arraigó fuertemente en estos canales durane la colonización española de México por varias razones, entre ellas la de ser un fantasma que parece habitar en el agua.

Pero no termina ahi la relación de los Xochimilcas con la Llorona, esta nueva versión la conocí a través de un espectaculo que se da en esos canales, durante la segunda mitad de octubre y la primera de noviembre, ya que los días 1 y 2 de Noviembre, los mexicanos festejan a los muertos, recórdandolos en días que llaman El Día de Muertos -el día 1 de noviembre es de las ánimas inocentes, los niños pequeños y muertos en el parto o antes de nacer, el dia 2 es el de las ánimas adultas, a quienes se ofrece fiesta, flores, comida y un altar llamado Ofrenda de Muertos. Este espectaculo se realiza sobre un islote de Xochimilco, uno se embarca en Cuemanco y es llevado en trajineras hasta el islote, se observa el espectáculo a bordo de estas lanchas y luego se regresa al embarcadero.

La historia es más o menos esta, nos narraron la existenica de un panteón deífico de los Xochimilcas -politeista- y dentro de ese panteón estaba la Cihuacoatl, una mujer que había muerto al dar a luz y había sido convertida en diosa para recibir a las valerosas madres muertas en parto, en la época prehispánica consideradas guerreras por haber luchado por dar una nueva vida a este mundo. La Cihuacoatl recibe, pues, todas las almas de esas madres guerreras y además es objeto de una ceremonia anual, la que nos fue esceníficada, con las danzas, la actuación de sacrificios, el toque del caracol, antorchas, etcétera.

De aquí pasaron a una rápida descripción de la conquista española, las muertes, torturas, violaciones, etcétera, y se escenífica la destrucción de sus ídolos y la construcción de una iglesia cristiana sobre la pirámide de la Cihuacoatl, amén de la entrada de la inquisición y quema en hogueras de los xochimilcas que se negaron a perder su fé. Todo esto conduce a una mujer, violada, que mata a su hijo apuñalándolo y luego arrojándolo al canal, ella fue aprehendida y quemada en la hoguera, de dónde salió su alma vestida de blanco y comenzó a aterrorizar a los españoles que insistían en habitar esos canales.

Uno se queda pensando, ¿fue la leyenda de La Llorona o la historia de la conquista española? Bien, al final explican que la Cihuacoatl era una deidad vestida de blanco, con la cara pintada de blanco que se asemeja en todo a la imagen que se tiene de La Llorona, por lo que concluyen que la conquista hizo que surgiera esta nueva leyenda, en parte preservando la deidda prehispánica, en parte mezclando la idea cristiana de un alma.